Make your own free website on Tripod.com
José Luis Villanueva

Entrevista a todo futbol

Home | Biografía | Noticias | El Gol es un Sueño Cumplido | Foto Album | Soy un Jugador de Exportación | Visita a Fox Sport | Villanueva el Matador de avellaneda | Racing 3 Argentinos jr. 0 | Entrevista a todo futbol

El futbolista chileno del momento en Argentina

´Me mata que los hinchas de Racing griten ´chileeeeno´

Jorge Luis Sierra del diario Olé de Buenos Aires
jsierra@ole.com.ar

José Luis Villanueva fue entrevistado en profundidad por el diario Olé de Buenos Aires, que lo presenta como ´el héroe del clásico de Avellaneda´. El delantero de Racing reitera que su sueño es llegar a ser en la Academia, lo que Salas fue en River Plate

25/01/2006, 15:11, leído 327 veces

José Luis Villanueva, en el momento preciso que mete el cabezazo para darle la victoria a Racing en el clásico de Avellaneda. Un gol que fue portada de la prensa argentina que ha agotado los elogios para referirse al delantero chileno

Ganó Boca y se acerca a los punteros
(26/02/2006)

Del Solar hizo la gracia y frenó a Vélez Sarfield
(26/02/2006)

River derrotó 3-1 a Arsenal con ´doblete´ de Farías
(25/02/2006)

Oscar del Solar frente al puntero Vélez Sarfield
(25/02/2006)

River pone a todas sus estrellas para enfrentar a Arsenal
(25/02/2006)

Agûero le ganó solito el clásico a Racing
(25/02/2006)

BUENOS AIRES.- Vení, pasá, te invitamos a meterte de lleno en el día después del héroe del clásico de Avellaneda. José Luis Villanueva lleva más de seis meses en Racing, pero no deja de sorprenderse por lo que genera la camiseta. Ya la había peinado prácticamente a centímetros de las manos de Ustari, ya había pitado Elizondo un minuto después del gol, ya había pasado la medianoche y el almanaque lucía el número 24 de enero: ´Llegamos al vestuario y hubo cantos, festejos ... La verdad, no me lo esperaba. Estuvo muy bueno´. De ahí al hotel, cena y descanso. A la mañana, una costumbre inalterable: navegar por Internet. Recién sobre el mediodía, y tras la práctica, toma contacto con el papel. Le pide a este periodista el Olé que lleva bajo el brazo. ´Qué linda la tapa... Uyy, esta foto no le vi por Internet. Está buena también. Y el título, me gustó´. El chileno habla de las imágenes de su cabezazo y su festejo. Y el título lo da como el nuevo Matador. Eso lo emociona más: ´¿Y qué querés? Si Salas es mi ídolo. Un infierno a la hora de definir´, cuenta. El cronista no se percató de un detalle y pregunta si ya no festeja más con la rodilla en tierra, como en su primer gol en la Academia, ante San Lorenzo. Villanueva mira y sonríe. ´Ayer lo volví a hacer, ¿no me vieron? Sé que a Marcelo le gustó aquella vez´, agrega para desmentir la idea de que el fútbol es como la película Truman Show, donde las cámaras todo lo captan. Ni la televisión, ni los fotógrafos, ni los periodistas engancharon esa parte.

El delantero ya almorzó y se acerca al mostrador de la conserjería. Pide la cuenta de su habitación, en la que saltan varios llamados a Chile, para hablar con sus afectos. Pero cuanto va a oblar, la tarjeta falla. ´Vamos hasta un cajero´, nos invita a recorrer las tres cuadras. Suficientes para chequear que, sin ser un rostro que convoque como el del Cholo Simeone, el del José Luis ya está en las retinas de la gente. ´Graciaaaas chileeeeno´, le gritan desde la ventanilla del 562. En la recorrida para y firma algunos autógrafos, los que puede, porque su celular no para de sonar. Su país le está encima, las radios chilenas llamaron de a decenas, ´me llenaron de mensajes el contestador del celular y el del teléfono de la habitación´. Cuenta, repasa, se alegra... El banco ya está ahí. En la cola del cajero sigue con el diario, pero se niega a posar con la tapa. ´Me da vergüenza´, se excusa. Retira el efectivo. Olé sigue firme, no vaya a ser cosa que le hagan una salidera.

El camino de vuelta pone en la vereda de enfrente a dos pibes con la camiseta de Independiente. Miran de reojo, tragan saliva, no hay reproches. En la puerta del hotel Primacy se presta a unas fotos. El parchecito en el ojo es producto de un codazo del Negro Cáceres. ´Era para roja´, dice. ¿Cuántos puntos? ´Ninguno, La Gotita. Le tengo mucho miedo a la aguja, je...´, aclara.

—Ahí te quedaste con la sangre en el ojo. Por eso fuiste y le ganaste el clásico.

—Ja, ja, ja... No pensé eso. Es más, ni sabía qué tiempo de juego iba. Yo me pierdo. Por ahí va una hora y me parece que recién pasaron 20 minutos. Pero en esa jugada vi que Julio (Barroso) iba a tirar el centro y se me ocurrió picar adelante. La alcancé a peinar.

—¿Fue tu gol más importante?

—Es la primera vez que me pasa algo así. Es el sueño del pibe: meterla en el último minuto y que sirva para ganar un clásico. Estuvo bueno, se festejó muchísimo.

—¿Es lógico, no?

—A mí me sorprendió. Porque no pensé que fuera tan fuerte la rivalidad, esto fue un amistoso pero se jugó como una final. Está bien que la gente esté eufórica. Nosotros también lo disfrutamos.

—¿Sirvió como medida?

—En este partido avanzamos bastante. Si repetimos esta actitud en el torneo, vamos a pelear arriba. El triunfo también vale porque fue una muestra de carácter por haber dado vuelta un resultado.

—La gente te quiere mucho.

—Lo de los hinchas de Racing es conmovedor. Me mata cuando gritan ´chileeeeeno´. Es muy bonito lo que me pasa con ellos. Igual, no me puedo relajar. Acá todos los días debo demostrar. Si me dejo estar, voy para abajo.

—¿Despegó la Academia?

—No, es un resultado que no dice más que eso, porque contra Banfield será distinto. Quizás se juegue igual de fuerte, pero con menos espacios. Y es por los puntos. No podemos fallar.